Bienvenidos sean todos ustedes a mi sitio web. A través de éste medio, comparto algunos de los trabajos que he realizado como escritor aficionado.

Siéntanse libres de explorar los vínculos a la derecha; contenidos en ellos, se encuentra información de transfondo acerca de los trabajos más significativos que he desarrollado a través de los años. Para aquéllos que estén interesados en mi trabajo, también comparto en línea algunas muestras y “demos” de mis obras, así como piezas musicales en las que me he inspirado para escribir (a través de los sitios Scribd.com, y OneDrive de Windows Live, respectivamente). Pueden encontrar los vínculos a dichas muestras en la sección Descargas.

¡Corre la voz! Si te gusta ésta página y su contenido, ¡no dudes en compartirla con tus amigos y conocidos! Entre más visitas reciba, mayor será el apoyo que WordPress me otorgará para publicar nuevo contenido y agregar nuevas descargas!!!

Espero que éste sitio sea de su total agrado y no olviden dejar un comentario en la sección de Contacto.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Con éstos ojos (Finale)

Primera parte: clic aquí.
Segunda parte: clic aquí.
Tercera parte: clic aquí.
Cuarta parte: clic aquí.

 Con éstos ojos, te veo. Y tú, me volteas a ver.

 De alguna manera, luces distinta. Sigues teniendo el mismo rostro hermoso, oculto bajo ése maquillaje y ése lápiz labial rojo. Pero, ¡cuánto has cambiado! Ahora luces un ajustado traje de sastre azul, que le hace justicia a tu esbelta figura.

 Aunque estés de pie frente a mí, eres ya inalcanzable. Porque perteneces a un mundo diferente al mío. En éste tiempo, el camino que elegiste te llevó a comidas en restaurantes finos, a reuniones sofisticadas, y a noches en hoteles lujosos. Siempre acompañada de individuos de traje y corbata. Tan alejada de mí.

 Cierro los ojos, y meto las manos en mis bolsillos. Me doy la vuelta, e intento borrar ésa imágen de mi mente, mientras me alejo.

 Yo nunca hubiese podido darte lo que ahora tienes, y lo que ahora deseas. Después de todo, yo elegí el camino del artista itinerante. Ahora soy el hombre del corazón grande y la billetera chica. Viviendo día a día, sobreviviendo. No tengo grandes lujos, pero he procurado, al menos, vivir sinceramente.

 Espero que seas feliz. Yo no puedo serlo, pero vivo, al menos, con mucha paz. Después de que mi corazón murió, la vida se ha vuelto mucho más calmada para mí. Ningún afecto fuerte, y tampoco ningún anclaje que me desgarre. ¿Recuerdas ése anillo que me regalaste? Te dije que mientras lo usara, sería siempre fiel a nuestro amor.

 Pero nuestro amor murió hace tiempo. Había que aceptarlo, y enterrar ése anillo.

 Ahora quiero que mis ojos permanezcan cerrados. Quiero dejar de ver tu imágen actual, y volver a mirar a aquélla mujer junto a la cual soñaba abordo de un camión ATAH cualquiera. Cuando, tomados de la mano, tú y yo imaginábamos lo feliz que sería nuestro futuro.

 Quiero que mis ojos permanezcan cerrados, y recordar la ocasión en la que acudiste a mi llamado. Deseaba verte con ahínco; y tú viniste a mí. Disfrutamos de una linda caminata nocturna. Asistimos a un concierto de orquesta. Recorrimos la Ciudad Universitaria. Juntos. Y, en el proceso, nos dimos cuenta de todo lo que teníamos en común.

 Sin lugar a dudas, fue aquélla ocasión en la que me enamoré de tí. Si tú no hubieras acudido a mi llamado, quizás nada de ésto hubiera pasado. Pero dormir acompañado de tu olor, de tus caricias, de tus besos; iluminados ambos por la luz tenue que emitía el computador suspendido, me hizo vivir en un paraíso, aunque fuese temporal. Por un momento en mi vida, sentí que nada más importaba; sentía que lo tenía todo; sentía que… que podía ser feliz.

 Ésa es la imágen que quiero conservar conmigo. Ésa es la imágen tuya que quiero llevarme a la muerte. A la tumba. Porque ya no quiero volver a verte en vida.

 Ahora, quiero que mis ojos permanezcan cerrados. Ya no deseo volverlos a abrir. No quiero volver a contemplar tu mirada, y ver a través de ella todo lo que has estado haciendo, explorando, disfrutando, después de mí. En cambio, me llevaré conmigo ésta imágen tuya, como recuerdo. La ocasión en la que estuviste ahí para mí.

 Adiós, mi amor. Adiós, mi corazón. Adiós, mi vida.

 Adiós a todos. Adios, mi amada.

Visita

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario