Soliloquio del Día de la Mujer

Hoy es Día Internacional de la Mujer.

No es día de regalar flores, ni chocolates.”

 ¡Hola a todas las mujeres amantes de la literatura! Quisiera aprovechar ésta ocasión para mandarles una cordial felicitación por éste, su día. Les mando un saludo muy caluroso a todas mis visitantes, agradeciendo por supuesto el que me sigan a través del sitio.

 ¿Saben? Creo que éste ha sido uno de los Días de la Mujer más publicitados de mi vida. Hubo años en los que ésta fecha me pasó total y completamente desapercibida, y no había sido desde que estaba en secundaria que había sentido el festejo con tanta fuerza como lo hice el día de hoy. Quizás fue por el mismo medio laboral o el área de trabajo en la que me encuentro, pero sin duda fue un día mucho más activo que otros. Un día, que sin lugar a dudas recordaré: “Éste fue un Día de la Mujer”.

 En fechas como éstas, se recuerda la lucha que ha tenido que hacer la mujer para lograr su participación ciudadana y democrática al mismo nivel que los hombres, y es común, en ése sentido, que los temas como la Violencia de Género y la Liberación de la Mujer cobren reelevancia.

 Pero, fuera de lo que se pueda hablar, la verdad es que muchos de los temas que se tocan en éste día son muy delicados, que pueden llegar a resonar en fibras muy sensibles. No son cosas que se deban tomar a la ligera: cualquier mujer puede hablar sobre “su liberación” y “vivir plenamente”. Pero la pregunta es: ¿realmente podrán vivir en paz y armonía como mujeres, con los hombres? ¿O son todos los discursos que sueltan el día de hoy su propio intento de convencerse a sí mismas, de re-afirmarse? Y, lo más importante: ¿son intentos exitosos, o frustrados?

 Es en alusión a ésto, que he escrito un pequeño texto alusivo al tema. “Soliloquio” es una solitaria conversación-consigo-mismo escrita desde la perspectiva de Gerardo, una eminencia en Violencia de Género y Relaciones de Pareja: un individuo que ha dedicado su vida entera a indagar sobre el tema y que ha estudiado numerosas maestrías, doctorados y post-doctorados, con vistas a resolverle la vida a las mujeres. Ahora, ya pasados sus sesenta años, voltea hacia sí mismo y reflexiona qué es lo que ha estado haciendo toda su vida.

 Pueden leer ahora mismo éste escrito haciendo clic aquí: https://richarobelo.files.wordpress.com/2012/03/soliloquio.doc

 Como es de esperarse, el texto contiene algo de terminología psicológica avanzada, por lo cual, a diferencia de mis otros escritos, éste quizás podría no ser del todo apto para el público que no tiene formación en ésa área. Otra cosa que debo mencionar es que (como es común), contiene algunas palabras soeces. No: no se trata de un ensayo formal ni de una reflexión para documentar. Es un soliloquio: éso es lo que es.

 Los que lean éste texto deben seguir teniendo en cuenta, SIEMPRE, que ésto no es, de ninguna manera, un atentado contra la mujer, ni como personas ni como género. Muchos pensarán que lo que digo en el texto lo digo desde mí mismo: “Es que… Richa Robelo piensa ésto”, lo cual, para ser total y completamente sinceros, es parcialmente cierto, porque hay una parte de mí que se identifica con el personaje. Pero ESTOY LEJOS DE PENSAR QUE, como señala el personaje del escrito “todas las mujeres mexicanas están condenadas y nunca podrán ser felices”, entendiendo de entrada que cada mujer es diferente, única y tendrá su propia forma de pensar y ver las cosas. Aquí lo que hay que hacer es apelar y entender al personaje del escrito: una persona que ha vivido rezagada y que ha intentado resolver su conflictiva a través de sus estudios y quehacer profesional. No es que las cosas SEAN así, sino que así LAS VÉ él. No es nada sino una simple forma de percibir las cosas.

 Habrá mujeres que les cause enojo éste escrito y éso es totalmente comprensible. Ustedes lo saben: escribo porque me place y espero que a los que me lean les agrade, pero entiendo que no necesariamente mi trabajo será gustado por todos. Pero hay que entender que cuando un escrito así nos causa ruido, es que algo de ello nos mueve fibras sensibles. Algunas mujeres “me mandarán a la chingada”, y éso está muy bien. Pero lo importante aquí no soy yo. Todas ustedes podrán decir sobre mí lo que sea: que soy un idiota, que soy un pendejo, y yo lo recibiré entendiéndolo. Pero lo importante aquí no es éso; es decir, lo importante aquí no soy yo. Podrán decir de mí lo que sea, pero ¿porqué lo hacen? ¿Qué les mueve el escrito A USTEDES? ¿Algo que no quieren aceptar a su interior? O, como dice el protagonista de la historia, ¿están tratando de resolver afuera lo que no pueden resolver dentro de sí mismas?

 De una manera u otra me gustaría que me hicieran llegar sus retroalimentaciones: sean buenas o malas, tengan por seguro que me interesan y las recibiré de la manera más cordial posible.

 Sin más por el momento me despido no sin antes enviarles una calurosa felicitación a todas las mujeres. Espero en mi corazón que llegue el día en que ambos géneros podamos convivir, si no en igualdad, al menos, en paz. Recuerden que nunca podremos lograr conciliarnos con el otro género, si no aceptamos nuestro respectivo género de manera completa.

~Richa Robelo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s