Un Día de Amor Lúgubre

…tuve la ilusión, por un instante,
que el amor podía nacer de entre las cenizas de la muerte…

 Te pido traigas por un momento a tu mente al amor de tu vida: ésa persona de tu juventud que siempre adoraste y quisiste desinteresadamente. Quizás él o ella no mostraba el mismo interés por tí: sus ojos siempre estaban puestos en otra parte, igual que lo estaba su corazón.

 Pasan los días, y el amor de tu vida nunca voltea a verte. Pero ocurre que un día éso cambia: se anuncia la muerte de un ser querido, y la persona que quieres te abraza. Te consuela. Te toma de la mano. Te ama.

 El amor y la muerte son cosas poco combatibles… ¿o no?

 Amor de Funeral. Nuevo poema del libro Pararrayos de Richa Robelo.

 Lectura en línea aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s