Escuela de Psíquicos: El Emisario de Alteria y la Gran Decadencia

 El Emisario de Alteria y la Gran Decadencia es el quinto de los hasta ahora seis libros escritos de la saga Escuela de Psíquicos ideada por el escritor neo-romanticista Richa Robelo. Fue ideado durante la primera mitad del 2009; e igual que lo hizo con la entrega anterior, el autor lo difundió de manera independiente a través de su página en Windows Live Spaces con sus amigos y compañeros de universidad.

Abarcando un total de 160 capítulos en lo que vendría siendo un estimado de más de 500 páginas, El Emisario de Alteria y la Gran Decadencia explora una considerable cantidad de tramas independientes, conteniendo en consecuencia varios clímax, así como numerosos enfrentamientos en los que tienen participación diversos personajes. Algunos de sus temas son continuación directa de lo dejado atrás por la entrega anterior, Núcleo de Crisis, como lo es la pugna que sostiene el protagonista, Altimio Sora, en contra de su alter-ego Duon, quien persiste luchando por manifestarse y tomar control sobre él. Otros, como las sub-historias de las Misiones CHIMALLI, son originales y exclusivas de éste libro.

 El Emisario de Alteria y la Gran Decadencia abarca el quinto año de Altimio Sora y el resto de sus compañeros de generación en el Instituto William James. Interesantemente, existen capítulos dedicados a las conversaciones que Altimio sostiene con individuos que no están directamente relacionados con la trama principal de la novela (como lo son sus vecinos Malamén y Raúl, o la cobradora de su casera, la señora Yolanda), incluso siguiendo de cerca las “historias personales” de éstos personajes. Más, al mismo tiempo, sigue las observaciones del protagonista, quien se percata de cómo mucha de la gente a su alrededor está comenzando a cambiar, y no para bien.

Al mismo tiempo, un gran número de sucesos extraños comienzan a desatarse: extraños monstruos comienzan a aparecer en la ciudad, y (a partir del capítulo 76) los habitantes empiezan a morir presas de una extraña epidemia llamada “Ceguera Blanca”. En adición a ello, algunos compañeros de Altimio comienzan a perder el control de su propia Psikhé.

Humberto “Gecko” Touchdown y Morgan Eris, buenos amigos de Altimio hasta ahora, comienzan a comportarse extraño; y muestran una indiferencia y frialidad emocional inusual en ellos. De modo similar se muestra su compañera de salón Susy, y Booga, una enigmática muchacha recién ingresada al Instituto. Altimio se siente especialmente desconcertado cuando recibe una misiva de parte de Booga, en la que se le cita en el estadio del Instituto; más al llegar es emboscado por los extraños monstruos que habían sido vistos previamente en la ciudad. Aún cuando Altimio logra hacerles frente con ayuda de su amigo Wolfwood, tras la batalla Clarevi e Inocencia son secuestradas.

Como es de esperarse, Altimio desea ir a buscarlas, más el director del Instituto, Tona García, se niega y le encomienda a psíquicos más experimentados que investiguen el paradero de Clarevi e Inocencia. Luego de varios días inquietos, Altimio logra escuchar a escondidas una conversación entre los psíquicos de P.A.O., y al enterarse del paradero de su amiga de inmediato sale en su búsqueda sin permiso de la escuela. Lo acompañan Esperanza, Zuzana y Vero, las mejores amigas de Clarevi.

Altimio encuentra a Clarevi y a Inocencia encerradas en una inusual fortaleza flotante, la cual está repleta de los monstruos que lo habían atacado antes. Al rescate de las muchachas se suman Wolfwood, Boo, Gemma y Lana, en distintos momentos.

Luego de ser rescatada y de enterarse que Altimio había ido a su encuentro en contra de la voluntad del director, Clarevi se comienza a acercar más a él. La relación entre ambos se afianza (Clarevi incluso le expresa a Lulú, en el capítulo 45, que cree sentir “algo” por Altimio).

A pesar de todas los eventos descomunales que están ocurriendo en la ciudad, el Gran Torneo de Psíquicos (organizado en el Instituto cada tres años) no se cancela, y Altimio, Clarevi y Wolfwood vuelven a ser elegidos como la triada representativa de su generación, que hubo participado en el torneo durante los eventos del segundo libro, ésta vez con el maestro Yogui Cisneros como su tutor. Viendo la conexión tan profunda y auténtica que Altimio sostiene con sus amigos, resuelve enseñarle la técnica “Psikhé Comunitaria”, estimando que será especialmente efectiva con él.

Durante el Gran Torneo de Psíquicos varios personajes prominentes se enfrentan entre sí; algunas de las batallas más relevantes incluyen la de Altimio contra Heidi Koopa, así como con su viejo rival Gary Celsius; a quien por fin logra vencer y tras lo cual hace las pases. Wolfwood, por otra parte, debe enfrentarse a Mario Fonseca, y posteriormente a su propio rival Paul Carlos. Por otra parte, el torneo confronta a Clarevi contra su ex-novio Timoteo, quien la deja gravemente herida, impulsando por lo tanto la rivalidad con Altimio, quien promete que derrotará a Timoteo a su nombre.

Mientras Clarevi está reponiéndose en la enfermería, Altimio la visita numerosas veces (en una ocasión llevándole flores), y ésto afianza aún más su vínculo. No obstante la intención de Altimio por enfrentar a Timoteo de una vez por todas, en el último momento Altimio se retira del torneo junto con Wolfwood, luego de ser contactado telepáticamente por Clarevi. Ésto deja como equipo ganador al compuesto por los psíquicos de cuarto grado: Timoteo Pierrot, Callie Mia Jollypuff y Krystal Promis.

Al volver al Instituto, Altimio y Wolfwood se encuentran con que está bajo ataque, y quienes están a la cabeza del asedio parecen ser ni más ni menos que Booga, Gecko, Morgan y Susy. Notan que usan un inusual portal para retirarse, y los siguen. Ésto desata la secuencia del clímax principal (capítulos 126 a 134) del libro, en el cual nuevamente varios personajes se ven involucrados, y Altimio junto con ellos es conducido hacia el laboratorio que alberga el Hadrón, la máquina que Gabriela House planea usar para abrir el portal hacia Alteria.

Booga, Gecko, Morgan y Susy resultan estar mentalmente manipulados por la maestra House y deben ser enfrentados por los protagonistas. No obstante, al final no pueden detener la apertura del portal y en cambio deben huir del lugar para evitar ser atrapados en la discontinuidad espacio-tiempo.

La riqueza y variedad de temas que comprende le valió a El Emisario de Alteria y la Gran Decadencia una recepción generalmente favorable de parte de quienes llegaron a leerla. El libro no obtuvo tan buena recepción de parte de los críticos, sin embargo, quienes en general consideraron que el libro “excede el límite de tramas que una novela puede soportar“, por lo tanto diciendo que estaba “sobrecargado de temas a explorar”. Por su parte, Damián criticó la falta de originalidad en la epidemia de la “Ceguera Blanca”, diciendo que era una idea “ya usada antes y despojada de toda creatividad”.

No obstante, al mismo tiempo los críticos admitieron que, de todos los temas incluídos, pocos eran los que no habían sido bien desarrollados. Destacan la exploración que hace el autor de las relaciones de Altimio con sus amigas Clarevi y Martiboo, así como con sus rivales, Celsius y Timoteo, de las cuales señalan que “aún cuando estamos en un setting fantástico, éstas relaciones resultan convincentes, y, lo que es más, creíbles, reales, y por lo tanto, susceptibles de que el lector se identifique con ellas conforme lee”. Lo mismo opinan de la exploración del noviazgo entre Timoteo y Mia: “luego de saber lo mucho que éste hombre lastimó a Clarevi en los libros anteriores, el ahora ver cómo siempre está haciendo llorar a Mia, y finalmente la paliza que le aplica a su propia ex-novia durante el torneo, te hace realmente odiar a éste auténtico patán“. Los constantes acosos de Duon hacia Mia parecen ensalzar aún más el odio entre Timoteo y Altimio; y muchos se sintieron sorprendidos de que jamás llegaran a resolver sus diferencias en el presente libro: “esperaba ansioso porque se golpearan hasta la muerte, porque es lo que más predeciblemente pasaría: son dos hombres jóvenes, en medio de las redes afectivas trazadas tanto por Clarevi como por Mia; ésto sin contar que son prácticamente lo opuesto el uno del otro. No hay escapatoria: su destino, desde su instinto primigénico, es luchar por la supremacía“. Robelo postpondría éste tan-esperado encuentro hasta el siguiente libro, sin embargo.

En resumidas cuentas, el libro disfrutó de una cálida bienvenida, superando a su predecesor y convirtiéndolo en el mejor recibido de la saga hasta entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s